• Controla tu estrés practicando deporte

    Es una pena ir viendo año tras año el aumento de personas que sufren de estrés en nuestra sociedad. No me extraña, vivimos a un ritmo de locos donde priorizamos cualquier trabajo o tarea frente a parar y cuidarnos a nosotros mismos. Pienso que no somos conscientes del daño físico y psíquico que puede generarnos el estrés. A veces es necesario llegar al límite para darnos cuenta y tener que necesariamente hacer un alto en el camino.  Por ello, antes de que esto ocurra, tenemos varias opciones para mantener nuestros niveles de estrés a raya. Una, descargar nuestro nivel de trabajo, preocupaciones, tareas pendientes…. lo cual suele ser difícil, la sociedad nos arrastra a ello. Pero si hay algo que podemos hacer y que no solo nos ayudará a sentirnos mejor psicológicamente, es el DEPORTE. No se la de veces que hemos enumerado sus beneficios, pero hoy vamos a centrarnos en contaros como el moverte reducirá tu nivel de estrés.

    unnamed

    No lo decimos nosotras, miles de estudios lo confirman. El deporte es la mejor opción para cuidar de tus emociones. Hace que nuestro cuerpo funcione mejor, que estemos más alegres, que nos sintamos bien, nos cansemos menos y nos veamos mejor. Todo ello contribuye a disminuir la carga de estrés.

    Pero vamos a conocer como reacciona nuestro cuerpo de forma psicológica y físiológica a la hora de practicar deporte para obtener todos estos beneficios:

    • En general, hacer ejercicio de forma regular reduce el nivel de ansiedad y hace que controlemos nuestro estrés emocional. La gente que hace deporte suele ser más tranquila y también afronta los problemas de forma más pausada.
    • Cuando hacemos ejercicio, mantenemos nuestra cabeza entretenida en cuestiones asociadas al deporte, y así nos distraemos. Despejamos nuestra mente de preocupaciones y en consecuencia, reducimos nuestro nivel de estrés del organismo.
    • La práctica de actividades físicas y deportivas conllevan una mayor liberación de endorfinas por parte del cerebro, la hipófisis y otros tejidos, lo cual se traduce en estado de euforia y mayor sensación de bienestar así como disminución de la sensación de dolor.
    • La práctica deportiva hace también que los niveles de adrenalina circulantes en nuestro organismo sean cada vez menores, influyendo no sólo en el estrés, sino también en factores de riesgo como la hipertensión arterial.

    unnamed-1

    En conclusión, si tus niveles de estrés te superan, ya no hay excusas para hacer algo por sentirte mejor.  Ponte unas zapatillas y disfruta del deporte. Tú mismo conocerás en primera persona como te sientes al terminar de entrenar y descubrirás esa sensación de bienestar que no sentías horas antes de hacer ejercicio. Increíble el poder del deporte.

  • Deporte y suelo pélvico; ejercicios para fortalecerlo.

    image

    Nadie pone en duda que practicar deporte trae consigo múltiples beneficios. Mejora nuestra resistencia, estado de ánimo, controla nuestro peso, fortalece nuestros músculos y articulaciones… entre otras muchas cosas. Sin embargo hay deportes que pueden dañar nuestro suelo pélvico, que es el conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. ¿Su función?, mantener y servir de apoyo a los órganos que rodean la pelvis (vejiga, uretra, vagina, útero y recto) además de  mantenerlos en una correcta posición.

    ¿Cuales son los deportes que más pueden dañar nuestro suelo pélvico? En especial aquellas disciplinas que impliquen saltar, cargar pesos excesivos o con los que realizamos una compresión del abdomen. Cuando el suelo pélvico recibe de forma continuada elevadas presiones puede llegar a debilitarse y perder las funciones que aseguran la continencia.

    El running por ejemplo es un ejercicio de alto impacto. Si salimos a correr habitualmente, debes asegurarte de que tu suelo pélvico va a poder resistir el impacto que cada zancada le va a transferir. Este impacto repetido va debilitando gradualmente los músculos y tejidos, que si no se fortalecen con ejercicios específicos, pueden acabar debilitados e incapaces de garantizar adecuadamente sus funciones básicas de sostén de las vísceras, de continencia urinaria y fecal, entre otras.

    Os proponemos un sencillo ejercicio de Kegel que te llevará tan solo cinco minutos al día y con ello notarás como la zona se fortalece. Puedes realizarlo en cualquier lugar pero siempre es más recomendable que busques una superficie blanda donde  practicarlo.  Lo que debes hacer básicamente es contraer los músculos del suelo pélvico intentando notar la musculatura que está justo debajo del tronco. Al principio te costará ubicar la musculatura exacta pero poco a poco, a base de practicar, lo irás logrando. Cuando sientas que tienes bien localizado el suelo pélvico, intenta que solo se contraiga y se relaje esa zona.

    El ejercicio puedes realizarlo de dos formas diferentes, con contracciones rápidas o lentas. Las rápidas consisten en realizar el mayor número de contracciones en el menor tiempo posible. Para las lentas, las contracciones deben de ser más pausadas y suaves, manteniendo unos segundos la contracción y luego relajar la musculatura. Intenta realizar el ejercicio entre 10 – 15 veces al día y tú misma irás viendo como vas fortaleciendo la zona poco a poco.

    Recuerda que es una zona que todo deportista descuidamos y que no le damos la importancia que merece. A largo plazo, puede traernos problemas, por ello debemos de tomarnos en serio su fortalecimiento, nuestra salud nos lo agradecerá pudiendo así seguir disfrutando del deporte y de sus beneficios durante mucho tiempo.

    fotos prueba 2

     

  • CUIDADOS PARA MUJERES DEPORTISTAS

    No importa el tipo de deportista que seas. Del running al yoga, tenemos que cuidar nuestro cuerpo al máximo para rendir en nuestro entrenamiento, prevenir lesiones y riesgos asociados al deporte en femenino.Muévete con estilo: Cuidados para mujeres deportistas

    En este artículo queremos sacar a la palestra algunos puntos en los que deberíamos prestar atención y cuidado a la hora de hacer deporte. Empezaremos con la prevención de lesiones y nutrición, pero no nos olvidaremos de la salud íntima, ni de la vertiente más estética (pelo y cabello). Preparados, listos… ¡empezamos!

    Prevenir lesiones

    Uno de los riesgos más comunes a la hora de realizar un entrenamiento es el riesgo de lesionarnos. Está claro que cuánto mejor realicemos el ejercicio, menos probabilidades tendremos de lesionarnos, la correcta ejecución de los ejercicios es clave en este tema.

    No obstante es posible que por falta de trabajo en determinadas musculaturas acabemos con una lesión, incluso aunque esa zona no sea la principal durante nuestro entrenamiento.

    Un buen ejemplo de estos casos es la zona abdominal y la del suelo pélvico femenino. En cualquier deporte de intensidades altas y en el que realizamos mucho cardio, también entra en juego nuestra musculatura abdominal. De no fortalecer el suelo pélvico, podemos acabar provocando una lesión en la zona con un pequeño sobre esfuerzo.

    Muévete con estilo: Cuidados para mujeres deportistas

    Ésta es una zona delicada que con prevención podemos fortalecer. Algunos ejercicios que nos pueden ayudar a fortalecer el piso pélvico son las clases de pilates, los ejercicios Kegel y también los hipopresivos. Fortaleciendo esta zona conseguiremos un mayor rendimiento en otros deportes—como running, kick-boxing, ciclismo, etc— pero también conseguiremos prevenir posibles lesiones asociadas con la zona pélvica.

    Correcta nutrición

    Como deportista la nutrición es uno de los puntos clave para realizar entrenamientos efectivos y rendir al cien por cien. Consiste en comer los alimentos correctos, y en los momentos adecuados. Por ejemplo, no es lo más correcto comerte un plato de espaguetis justo antes de entrenar, sino que debemos respetar los tiempos.

    Muévete con estilo: Cuidados para mujeres deportistas

    Otro tema es saber qué nutrientes debemos ingerir. Debemos calibrar para encontrar nuestra fórmula de calorías y vitaminas. La mayoría de las personas necesitan entre 1,500-2,000 calorías al día. Pero muchos deportistas aumentan esa cifra en 1,000-1,500 calorías más.

    Aún así debemos tener en cuenta que cada cuerpo es distinto y que deberemos ajustar nuestra ingesta a las necesidades de cada uno.

    Salud íntima

    Éste es uno de los puntos sobre los que somos menos conscientes. Como deportistas, nuestra piel suda y transferimos esa humedad y toxinas a nuestra ropa. Debemos ser conscientes de que esa humedad puede favorecer la proliferación de hongos y bacterias. Ello puede derivar en infecciones molestas en la zona íntima femenina.  Por eso es muy importante que después de cada entrenamiento vayamos directas a la ducha para eliminar el sudor y evitar este tipo de problemas.

    También tener en cuenta que por ejemplo para aquellos que corremos o vamos en bici durante muchos kilómetros podemos notar roces por la ropa. En estos casos también es muy importante ir cómodos a entrenar.

    Muévete con estilo: Cuidados para mujeres deportistas

    Cuidados para la piel y el cabello

    Aunque con este título podríamos pensar que nos referimos a un cuidado estético, cuidar nuestra piel y cabello también es en parte una cuestión de salud.

    Respecto a los cuidados durante el entrenamiento

    Para las deportistas que salgáis al aire libre a entrenar y paséis horas bajo el sol, es necesario que os protejáis del sol y demás factores meteorológicos como viento o frío. Proteger la cabeza también es importante si vamos a pasar horas bajo el sol o en el agua clorada de una piscina o la salada del mar.

    Los protectores solares en crema o spray son tu mejor aliado tanto para tu piel como cabello. También el bálsamo labial si sales en pleno invierno. Y recuerda llevarte tus gafas de sol y gorra cuándo salgas a pleno sol.

    Después del entrenamiento

    Como sabéis es importante hidratarnos después de entrenar. Especialmente para aquellos cuyo entrenamiento nos provoque sequedad como el viento, el frío, el cloro o la sal, necesitaremos cuidar nuestra piel y cabello después de cada ducha. De no hacerlo, a largo plazo nos podría generar descamación, picores y rojeces en la piel. Nada bonito, pero tampoco cómodo. También en este caso la hidratación post-entrenamiento es muy importante, nutrir nuestra piel con body milk y nuestro cabello con mascarillas adecuadas a nuestro tipo de cabello y piel.

    En este sentido hemos querido darte los consejos básicos para cuidarte a la hora de entrenar a diario. Aunque seguro que vosotros tenéis vuestros propios trucos, ¿verdad? Contárnoslo en la zona de comentarios que tenéis más abajo.

    Muchas gracias a Ana Mocholí, periodista y experta en Marketing Digital además de una apasionada del running, spinning y Body Pump por su colaboración en la redacción de este interesante post para el Blog.