LA IMPORTANCIA DE UNA PRUEBA DE ESFUERZO

Hoy publicamos un post que consideramos de gran importancia dada la gente que se inicia en el deporte sin realizarse una prueba de esfuerzo.  Óscar Prieto (www.tuentrenador-personal.com) , nos cuenta en que consiste esta prueba y que información nos puede aportar.

1

LA IMPORTANCIA DE UNA PRUEBA DE ESFUERZO

Lo primero es saber ¿qué es una prueba de esfuerzo?, ¿en qué consiste?, ¿para qué sirve? y ¿a quién va dirigida?

¿QUÉ ES UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

Es una prueba empírica y subjetiva del estado de forma y salud cardiopulmonar de un sujeto, mediante la medición con un ECG (Electro Cardio Grama) durante un esfuerzo deportivo máximo. Se puede enfocar a descubrir alguna patología cardíaca y/o conocer el estado de forma en el que se encuentra el deportista o paciente. Siempre realizado por un médico cardiólogo.

¿EN QUÉ CONSISTE?

Consiste en realizar un esfuerzo deportivo, o bien en tapiz rodante o bien en bicicleta, aumentando de forma regular y constante la intensidad del esfuerzo, llegando al punto de máximo esfuerzo soportable por el paciente o deportista, momento en el cual finaliza la prueba.

Durante este período de esfuerzo, se coloca unos electrodos en el cuerpo del paciente para realizar una medición y control del pulso cardíaco, y también se puede realizar una medición de la cantidad de oxigeno inhalado por el paciente durante la prueba. En casos, como en el de deportistas de élite, por ejemplo, se puede realizar una pequeña muestra de sangre durante el esfuerzo para medir el nivel de ácido láctico acumulado en sangre.

¿PARA QUÉ SIRVE?

Son dos objetivos claros para los que se usa la prueba de esfuerzo:

1BUSQUEDA DE POSIBLES SINTOMATOLOGÍAS CLÍNICAS DEL CORAZÓN:

Se puede observar la posible presencia de isquemias, arritmias, bloqueos ventriculares, bradicardia,… y adivinar posibles malformaciones congénitas y otras enfermedades cardíacas.

2COMPORTAMIENTO DEL CORAZÓN Y ALGUNOS PROCESOS QUÍMICOS DEL ORGANISMO DURANTE EL ESFUERZO DEPORTIVO SUBMÁXIMO Y MÁXIMO:

Se suelen medir unos parámetros máximos tales como:

VO2 (Volumen de oxígeno en sangre)

VO2máx (Volumen máximo de oxígeno en sangre)

VCO2 (Volumen de Dióxido de carbono en sangre).

VE (capacidad aeróbica)

VE/VO2 (capacidad aeróbica en relación al volumen de oxígeno)

FC (Frecuencia cardíaca)

-FCmáx (Frecuencia cardíaca máxima)

%FCmáx (porcentaje de la frecuencia cardiaca máxima)

Watios (potencia de pedaleo en bicicleta)

Y parámetros submáximos tales como:

UMBRAL VENTILATORIO VT1 (Umbral aeróbico)

UMBRAL VENTILATORIO VT2 (Umbral anaeróbico)

Con el conocimiento de estos parámetros se puede calcular dónde están los rangos de entrenamiento para trabajar con mayor exactitud cualquier capacidad, y conseguir con ello una especificación del entrenamiento y una mejoría mayor, por el hecho de entrenar exactamente cada objetivo en su punto concreto y óptimo.

Por ejemplo…si quiero entrenar el umbral anaeróbico, y en la prueba de esfuerzo, sale que mi umbral está en 164 pulsaciones por minuto o en el 90% del pulso máximo, sé que debo trabajar un poco por encima de esas 164 pulsaciones y mediante series de entre 1’ y 30’, seguido de otro período de entrenamiento de 2’ un poco por debajo de ese umbral. Realizando un entrenamiento total de unos 25’-60’.

¿A QUIÉN VA DIRIGIDA ESTE TIPO DE PRUEBA?

La puede realizar cualquier persona, independientemente de si es deportista o no, en el caso de los no deportistas para buscar posibles enfermedades o problemas cardíacos, en el caso de los deportistas para conseguir saber el estado de salud y mejorar el entrenamiento. También se usa para conocer si ha habido mejoras del estado de forma después de un periodo de tiempo relativamente largo de entrenamiento, como un macrociclo dentro de una temporada deportiva.

Altamente recomendable para personas que no han hecho nunca deporte y se quieren iniciar en alguna actividad deportiva, principalmente aeróbica, como correr, montar en bici, nadar,…

Se recomienda realizarla antes de empezar un período de entrenamiento, sobre todo después de llevar tiempo sin realizar ninguna actividad deportiva, descartando con ello posibles complicaciones durante el esfuerzo, tales como enfermedades cardíacas, asegurándonos que estamos en plenas condiciones de salud para realizar los entrenamientos o actividades deportivas venideras.

 

En el caso de los deportistas amateur, se suele realizar al principio de la temporada, y al final de la misma, con el objetivo de medir las posibles mejoras adquiridas durante el período preparatorio, con el fin de saber si el plan de entrenamiento ha sido acertado o no ha servido para lo que se planeó.

En el mercado hay un montón de empresas que se dedican a realizar estas pruebas, normalmente asociadas a clínicas médicas privadas, y en ocasiones pueden estar cubiertas por algunos seguros médicos privados.

Los precios normalmente varían desde los 80€ hasta los 200€ con medición de gases y pruebas de lactato.

Cabe diferenciar que no se busca lo mismo en una prueba de esfuerzo realizada por un cardiólogo para descartar o buscar enfermedades cardíacas, que en una prueba de esfuerzo realizada por un cardiólogo deportivo a un deportista para buscar el conocimiento de determinados umbrales fisiológicos para mejorar el rendimiento deportivo en los entrenamientos.

Para nosotros, los entrenadores personales, esta es una herramienta muy útil, casi diría básica para la correcta realización de una planificación individualizada y personal, además de minimizar el riesgo de enfermedad cardíaca.

 

Sin comentarios todavía

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *